Nicho (Mende)

Escayola patinada, cera, lacado, betún y madera
9 x 21 x 4,5 cm
2018

Este trabajo parte de las primitivas formas de las hornacinas y los nichos excavados en piedra de la arquitectura religiosa de la Ribeira Sacra (Galicia). De entre las tres clases principales de huecos arquitectónicos en el muro —la ventana, la puerta y la hornacina— es esta última la única que no lo traspasa, manteniéndose como un hiato en la pared. De este modo adquiere la capacidad de evocar lo espiritual por sí misma. El reducido tamaño de esta pieza y su posición elevada sobre el muro remiten a una religiosidad doméstica, a escala humana