Libero arbitrio

Instalación específica (Lalín, ES)
Medidas variables
2019

Francisco Asorey decidió retratar a Ramón María Aller Ulloa con los objetos alegóricos de la astronomía según la Iconología de Cesare Ripa (s. XVI-XVII). Asorey situó al sacerdote sobre un característico pedestal cuya geometría coincide con la de la plaza que acoge el monumento: ambas conforman el ángulo agudo de una Y invertida.

Precisamente una Y es la forma que corona el cetro que porta en la mano derecha el hombre que protagoniza la alegoría del libre albedrío. Para justificarlo, Ripa cita en el texto un epigrama falsamente atribuido a Virgilio (s. I a.C.) en el que se achaca a Pitágoras (s. VI a.C.) la representación moral de la libertad de elección a través de la geometría de la ípsilon. En el epigrama se describe al libre albedrío como un árbol de dos ramas. Una de ellas, la izquierda, es la robusta rama del vicio. La otra, la derecha, es la quebradiza rama de la virtud.

Esta intervención sobre la escalinata de la Praza da Igrexa de Lalín plantea una nueva representación del libre albedrío disponiendo dos caminos divergentes en su ascenso y convergentes en su descenso, desdibujando y diluyendo su posible carácter moralizante.