Fugir para lado algum

Comisario: Ángel Calvo Ulloa
Ángela Cuadra, Carlos Maciá, Nacho Martín Silva, Irene de Andrés, Fermín Jiménez Landa, Suso Fandiño, Diego Vites, Christian García Bello, Xurxo Chirro, Black Tulip

Maus Habitos (Porto, PT)
28 de noviembre de 2014 — 10 de enero de 2015

Pedalear sobre una bicicleta estática es de algún modo viajar a ninguna parte. Sin embargo el trayecto está ahí, y la experiencia es, como remarcara Constantine Cavafy, el destino mismo de nuestro viaje. Se pregunta Adam Phillips ¿Por qué nos seduce tanto la idea de la huida, y sin embargo despreciamos a los que huyen? ¿Por qué es normal que la gente quiera escapar? ¿Qué hace la gente una vez que ha escapado? Huir a ningún lugar busca arrojar luz con respecto al acto creativo, a la capacidad o intento de evasión que supone sacar adelante un trabajo por medio del cual el artista encuentre esa brecha por la que abandonar temporalmente su cautiverio. Sin embargo, como en el caso de Houdini –al que Adam Phillips dedica su obra-, la evasión es momentánea y geográficamente apenas se desplaza de su punto de partida. El modo de operar de Houdini daba por sentado que la verdadera aventura era liberarse, más que estar libre.

(…)

Como punto y final de esta propuesta, Christian García Bello echa mano de un verso de Antonio Machado (1875-1939), Un golpe de ataúd en tierra es algo perfectamente serio, y plantea una instalación en base a la relación de una serie de elementos cargados de una simbología fúnebre –la madera de pino, los golpeadores, los clavos o el cuero- con su propio cuerpo. Podría tratarse de un último viaje, del que realizamos en el momento de la muerte.

Texto completo

Fotografía: Miguel Calvo