Chave (Cuatro golpes sordos)

Aceite y grafito sobre madera, cordón, acero, cera y betún sobre escayola
15 x 80 x 10 cm
2020

En junio de 1965, desde su residencia de Buenos Aires, Luis Seoane le escribía una carta a su amigo y socio Isaac Díaz Pardo en la que le explicaba que “existen formas gallegas inéditas que están en el paisaje” y que “ahí están para quien sepa recogerlas”. Unas formas que se pueden percibir en el relieve geográfico, en las marcas empleadas por los marineros, en las herramientas de los oficios o en la arquitectura vernácula.

Esta trabajo hace un homenaje velado al Juego de la Llave (Xogo da Chave, en galego), un juego popular de Galicia que consiste en lanzar una serie de pesos metálicos desde 14,20 metros de distancia contra un tótem metálico con forma de lengua.

Pese a ser un juego que se ha ido perdiendo, todavía existen numerosos recintos para practicarlo esparcidos por los barrios de toda la geografía gallega, de modo que el sonido metálico característico de la Llave ha pasado a formar parte del paisaje sonoro y de un patrimonio inmaterial de Galicia que está en plena disolución.